lunes, 5 de noviembre de 2012

Jabon de leche y platano

No era mi idea hacer un jabón de plátano. Este jabón iba a ser "simplemente" un jabón  de leche de cabra.... eso si, de las mejores cabrillas que hay por el lugar. Las cabrillas de Sergio, que las cuida con mimo  y cariño en un pueblo llamado Abla.
Bueno, a lo que vamos, que me lío. El caso es que tenia un plátano en casa. Un plátano que no me comería en la vida porque estaba maduro. no hay fruta que menos me gusta que un plátano maduro. Pensé: ¡Aqui no se tira nada! ¿como lo voy a tirar, si solo esta maduro? pues al jabón.
El plátano, que ingerido nos ayuda a prevenir el acné que suele formarse antes y durante la menstruación, también puede aplicarse en forma de bálsamos, mascarillas, cremas y como en este caso, en jabón.
Posee unas propiedades hidratantes excepcionales para personas con la piel reseca, además de propiedades tonificantes. En el momento que me dispuse a cortarlo, ya se apreciaba una cremosidad buenisima.
Por otro lado tenemos la leche de cabra, rica en proteínas, vitaminas y minerales, además de lípidos, que humectan la piel. Proporcina, como el plátano, una rica y cremosa textura. La leche no solo nutre la piel desde fuera, sino que acompaña a todos los nutrientes dentro de la células, por lo cual lo hace muy adecuada para pieles dañadas y alérgicas que tienen problemas de generación.
 Estoy segura que mantendrá tu piel bella y saludable.

2 comentarios:

  1. Raquel te ha quedado de lujo, me gusta mucho.
    Un beso.
    Blanca.

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias Blanca! viviendo de ti es todo un lujo.

    ResponderEliminar

puedes dejar aqui tus comentarios